Basta ya de abuso policial. No toquéis a nuestro hermano Souleymane.

en local

Actualización de:

Sobre racismo institucional y seguridad ciudadana en Zaragoza

Muchas personas que estábamos en las terrazas nos levantamos al ver la detención. En ese preciso momento vi a uno de los policías (mayor que su compañero) pegar con una pistola a un joven africano en la nuca. La reacción entre el público fue de sorpresa e indignación. Nos empezamos a preguntar unos a otros: ¿de verdad le ha golpeado con la pistola tras ya estar reducido? Los detenidos estaban nerviosos, agitados, gritando, pero en ningún momento, que yo viera, fueron agresivos contra la policía. Algunos miembros de la Policía Local, en cambio, sí fueron agresivos contra los que estábamos pidiendo, de manera educada, que no pegaran más a los detenidos y llamaran a una ambulancia para el chico que estaba sangrando tras ser golpeado con la pistola. La policía fue explícita y especialmente agresiva con un caballero de unos 70 años que exigió a uno de los agentes que se identificara para interponer una denuncia. Otros nos gritaron que si nos sentíamos unos “samaritanos”, mientras uno de ellos sí intentaba explicarnos lo que había sucedido y mediar.

En los CIES o en la calle, en las leyes y en la prensa, tras las vallas o en cada esquina, el maltrato institucional y los abusos de autoridad contra las personas extranjeras llevan años siendo denunciados, en Zaragoza y en todas partes. Souleymane se ha atrevido a denunciar a sus agresores, el grupoDDCC15MZgz se personará como acusación popular en el proceso, y sus vecinos y vecinas le apoyaremos en todo momento. Esta agresión a nuestro vecino es otro ejemplo de qué ocurre cuando mezclamos impunidad y violencia institucional. Además, tenemos motivos para llamar la atención sobre este caso y pediros un apoyo y protección permanente a este vecino de Zaragoza como a cualquier otra persona que sufra un abuso semejante.

HAY QUIEN NO TIENE VOZ Y HAY QUIEN SILENCIA LAS HORRIBLES CONSECUENCIAS DE NO TENER VOZ. NUESTRO TRABAJO ES LEVANTAR NUESTRAS VOCES PARA RECLAMAR LO MÁS BÁSICO: NUESTROS DERECHOS FUNDAMENTALES, QUE SON DE TODOS Y TODAS O NO SON.

DEFENDER NUESTROS DERECHOS NO ES ODIO,

LA REPRESIÓN QUE LOS VIOLA, SÍ

NO TOQUÉIS A NUESTRO HERMANO SOULEYMANE

Grupo Derechos Civiles 15M Zaragoza

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*